Angelina Jolie: Mi opinión es…

1
250

La inmensa mayoría de las pacientes afectadas por cáncer de mama se debe a mutaciones esporádicas (por causas ambientales) en sus genes, mientras que una mínima proporción de ellas (entre un 5 y un 10%) ocurre por predisposición hereditaria, ya que han heredado del padre o de la madre alguna alteración en determinados genes, como los denominados BRCA-1 y BRCA-2, nombres que derivan de la palabra anglosajona “breast ncer”, que traducido al castellano significa “cáncer de mama”. Así, determinados patrones de enfermedad oncológica son susceptibles del denominado estudio genético, para determinar probables mutaciones en estos genes y el consiguiente riesgo de contraer esta enfermedad.

La decisión tomada por Angelina ha tenido una repercusión mediática muy importante. Lógicamente, la que tomó esta bella actriz es totalmente respetable, debido a que con la mastectomía preventiva disminuye de forma importante la probabilidad de padecerlo. Según el Instituto Nacional del Cáncer, las mujeres que poseen un gen BRCA1 o BRCA2 anómalo, tienen aproximadamente un 60% de riesgo de que le diagnostiquen un cáncer de mama en el transcurso de su vida (alrededor de un 80 % en el caso de Joli). La probabilidad de que esto ocurra en una mujer que no presente esta mutación se sitúa en torno al 12%. Por otra parte, esta anomalía también incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Claro, cualquier disyuntiva introduce una segunda variable, en este caso la decisión de no someterse a la intervención que practicó la actriz. En este sentido, creo adecuado realizar algunas consideraciones:

  • Sólo un 5-10% de los casos de cáncer de mama son de tipo hereditario y de ellos aproximadamente un 20% está relacionado con mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2. Es decir, hay otros genes implicados.
  • Quitarse los pechos no asegura el no padecer cáncer. El riesgo se minimiza pero nunca desaparece.
  • Una predisposición a padecer cáncer como consecuencia de una mutación genética no es lo mismo que una sentencia a sufrirlo. En este sentido, en genética se emplea el concepto penetrancia, referido al porcentaje de individuos que poseyendo un genotipo expresan la enfermedad.
  • En relación con lo anterior, la penetrancia o expresar o no la enfermedad estará en función de aspectos como el contexto familiar, poblacional y especialmente ambiental, es decir, relacionado con los estilos de vida más o menos saludables. Este último matiz es fundamental, pero me da la impresión que de él poco se habla.

Bajo mi punto de vista, lejos de consideraciones mediáticas, se trata de una cuestión que se debe personalizar y valorar exhaustivamente entre el médico y la paciente, teniendo en cuenta también las implicaciones físicas y psicológicas que tal actuación quirúrgica conllevaría. Existen otra serie de medidas preventivas alternativas que se pueden llevar a cabo, como “screenings” radiológicos, analíticas y mayor periodicidad en las exploraciones físicas y, por supuesto, en la imperiosa necesidad de promover hábitos de vida saludables a los cuales las evidencias científicas atribuyen que retrasan el riesgo de sufrir cáncer de mama. Como apuntaba en una entrevista publicada en la revista VIDA NATURAL: “Metafóricamente, las armas están cargadas (genes), solo se tiene que activar la espoleta (hábitos de vida inadecuados + gestión emocional inadecuada)”.

Por último, dos reflexiones:

Causalmente, perdón, casualmente (me ha traicionado el subconsciente), las acciones de la empresa que tiene la patente del test BRCA,  Myriad Genetics, subieron espectacularmente tras el anuncio de Angelina Jolie (marketwatch.com).  Es sorprendente la nada desdeñable cantidad de 2.300 euros que cuesta el test que analiza las posibles mutaciones de este gen.

Por otra parte, la reciente evidencia científica que relaciona las emociones con el sistema nervioso, endocrino e inmune (psiconeuroendocrinoinmunología), nos demuestra que el miedo cambia la química del cuerpo de modo que puede disminuir de forma considerable la efectividad de nuestro sistema inmunológico hasta tal punto de crear un terreno propicio para la aparición de esta terrible enfermedad. Así, ¿hasta qué punto un determinado método predictivo-científico como éste puede preparar esta predicción para que, inevitablemente se cumpla? Creo que el ser humano merece un poco más de respeto.

Como se refleja en el libro Cáncer, un enfoque bio-lógico, limpia, nutre y ten pensamientos positivos. Esa es la mejor estrategia para no contraer cáncer.

Compartir
Artículo anteriorOncología Integrativa: El cáncer desde una visión holística
Artículo siguienteAngelina Jolie se somete a una doble mastectomía
Licenciado en Ciencias Biológicas, especializado en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad de Valencia. Inició su carrera profesional como Analista en el Instituto Valenciano de Oncología (I.V.O) y en la actualidad desenvuelve su labor profesional en el sector privado. Con un carácter eminentemente investigador, prácticamente toda su trayectoria profesional y personal la ha focalizado en profundizar en el estudio de aquellos modelos integradores que por unir lo mejor de la medicina convencional a las terapias complementarias de probada eficacia científica, pudiera beneficiar a personas afectadas de cáncer.

1 Comentario