¿Excesivo abuso de antibioticos entre los niños españoles?

0
788
abuso de antibioticos
Adrianna Williams / Getty

Si nos preguntásemos: ¿Se da un excesivo uso de antibióticos entre los niños españoles? La respuesta sería un SI contundente. Al menos, eso es lo que afirma un reciente estudio realizado por investigadores de mi tierra natal, Valencia, junto a un consorcio de científicos alemanes, italianos, noruegos, coreanos y estadounidenses. La investigación concluye que los niños de nuestro país reciben una excesiva cantidad de antibióticos, concretamente hasta un 50 % más que los niños alemanes y estadounidenses.

58625eaedbd60

Excesivo abuso de antibióticos entre los niños españoles

El director científico de FISABIO, el organismo encargado de realizar este estudio, concluye que “al menos más del 50 % de estas prescripciones son innecesarias”. No vendría mal recordar las palabras de Alexander Fleming, descubridor de la penicilina: “Usarla sólo para los microbios que sean vulnerables a ella, aplicar la dosis indicada y que el tratamiento dure lo suficiente para eliminar la infección”.

Así, su uso inadecuado lleva a más problemas que beneficios. De hecho, el abuso de antibióticos es uno de los principales problemas de salud pública.

Por lo tanto, deberíamos tener “conciencia social” frente a esta circunstancia. Creo que nos vendrá muy bien tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Desterremos de nuestro pensamiento la falsa creencia de la bondad de los antibióticos. Están para lo que están. A modo de ejemplo, las enfermedades causadas por virus, como gripes y resfriados, NO se tratan con antibióticos. Sólo se tratan con ellos determinadas complicaciones de estas patologías y siempre bajo prescripción médica.
  2. Médicos de adultos y pediatras deberían disminuir la prescripción y realizar más educación sanitaria.
  3. Uno de los principales problemas de los antibióticos es su uso en el ámbito veterinario. Estos se utilizan masivamente como promotores del crecimiento o como profilácticos antiinfecciosos. carne-ecologicaTenemos la opción de consumir carne ecológica. La cría de ganado ecológico, además de rechazar los métodos de explotación como el confinamiento, la falta de libertad de movimiento, o el amarre, NO están alimentados con piensos que contengan antibióticos, hormonas ni fármacos artificiales.
  4. Disponemos de plantas medicinales, aceites esenciales y suplementos alimenticios con suficientes evidencias científicas de su poder antibiótico. Añadido a su efectividad, no se han reportado problemas de resistencia bacteriana. Todo ello con mínimos efectos secundarios. Algunos ejemplos de ellos son:

Propóleo. Esta maravillopropolissa sustancia elaborada por las abejas ejerce una acción antimicrobiana y es capaz de impedir cualquier infección que puedan provocar microorganismos como bacterias, virus y hongos, manteniendo de esta forma la colmena perfectamente aséptica. No es de extrañar que esta misma acción la pueda ejercer sobre las personas.

Equinácea. Esta planta de origen norteamericano está considerada como uno de los mejores antibióticos naturales a la vez que incrementa nuestras defensasequinaceaAjo. Además de ser el antibiótico natural por excelencia, el ajo también fortalece el sistema inmunitario. ajoPor otra parte, estudios realizados con grupos de personas a lo largo del tiempo sugieren que la gente que come ajo de forma regular, ya sea cocinado o crudo, tiene una menor predisposición a padecer cáncer de estómago, colón y esófago.

Aceites esenciales. Determinados aceites como los de orégano, romero o tomillo han sido investigados científicamente y son reconocidos como unos de los más potentes y efectivos antibióticos conocidos por el hombre.

Lapropobiotics sustancias mencionadas y otras más, se pueden consumir de forma independiente o asociadas en determinados productos que te resultará muy fácil de encontrar en tu herbodietética de confianza.

Fuente del estudio: “Antibiotic use in children-a cross-national analysis of 6 countries”, publicada en la revista The Journal of Pediatrics.

portada_poder-anticancer_juan-serrano_201510281159

Compartir
Artículo anterior¿Cáncer, azúcar, el impuesto de Montoro?
Artículo siguienteMenos antidepresivos y más conversación
Licenciado en Ciencias Biológicas, especializado en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad de Valencia. Inició su carrera profesional como Analista en el Instituto Valenciano de Oncología (I.V.O) y en la actualidad desenvuelve su labor profesional en el sector privado. Con un carácter eminentemente investigador, prácticamente toda su trayectoria profesional y personal la ha focalizado en profundizar en el estudio de aquellos modelos integradores que por unir lo mejor de la medicina convencional a las terapias complementarias de probada eficacia científica, pudiera beneficiar a personas afectadas de cáncer.